Noticias en los Medios

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Trasplantes de tejidos animales en humanos.

Estamos muy cerca de poder contar con animales genéticamente modificados que puedan ser fuente de trasplantes en seres humanos, afirman científicos. La investigación de xenotrasplantes -trasplantes de órganos, tejidos o células animales en humanos- ha logrado enormes avances en el década pasada. (Fuente: BBC)

Y próximamente -quizás en unos dos años- gracias a la disponibilidad de cerdos genéticamente modificados, podrán comenzarse los ensayos clínicos de xenotrasplantes en humanos. Esa es la conclusión de varios científicos que revisaron los avances en este campo de la medicina en los últimos años y que aparece publicada en la revista The Lancet. Hace unos años comenzó a investigarse el uso de animales como fuente de órganos para trasplantes humanos, el cual es visto como una solución a las largas listas de espera de órganos en todo el mundo.

Tan sólo en el Reino Unido unas 8.000 personas esperan un órgano y tres mueren cada día por la falta de éstos. Uno de los mayores problemas de los xenotrasplantes, sin embargo, es el rechazo. El organismo humano no acepta con facilidad un tejido tan extraño.

Pero con los avances en la tecnología genética los científicos han logrado crear cerdos equipados con genes capaces de protegerlos contra la respuesta de rechazo del sistema inmune humano. Tal como afirman los doctores Burcin Ekser y David Cooper, del Instituto de Trasplantes Thomas Starzl, de la Universidad de Pittsburgh en Estados Unidos, éste es un campo "estimulante y vertiginoso". Para solucionar el problema del rechazo, se han creado cerdos que no producen una proteína, llamada galactosiltransferasa, la cual es blanco de ataque del sistema inmune. Sin embargo, según los doctores Ekser y Cooper este tipo de rechazo no es la principal causa del fracaso de un trasplante. Hay otros problemas más importantes, como los dañinos coágulos y la inflamación, los cuales ahora deberán ser solucionados con la modificación genética. "Es por eso que el xenotrasplante clínico de un órgano de cerdo probablemente no ocurrirá en los próximos años" afirman los científicos.

Pequeña escala

Sin embargo, agregan, ha habido resultados positivos con trasplantes de células y tejidos. Los investigadores presentan, por ejemplo, los resultados de xenotrasplantes de islotes pancreáticos en primates no humanos diabéticos. "Éstos -dicen- son mucho más alentadores que los xenotrasplantes de órganos de cerdo". Los islotes pancreáticos son grupos de células que se encargan de producir hormonas, como la insulina, en el páncreas. "Creemos que se justificará llevar a cabo ensayos clínicos en los próximos dos años. En lo que se refiere a tejidos y células de cerdo parecería que la xenotrasplantación clínica será pronto una realidad"

En los pacientes con diabetes tipo 1 el sistema inmune ataca los islotes pancreáticos. Aunque muchos pacientes controlan la enfermedad con insulina, algunos son sometidos a un reemplazo de los islotes perdidos. Uno de cada 500 pacientes con diabetes tipo 1 tiene niveles impredeciblemente bajos de azúcar y ellos son los que pueden recibir este trasplante. Actualmente, sin embargo, hay largas listas de espera para recibir una donación de islotes y además, el trasplante requiere tomar poderosos medicamentos inmunosupresores para evitar el rechazo.

Según los investigadores, el uso de cerdos como fuente de estas células podría ser una solución. "Debido a que durante décadas los pacientes con diabetes recibían insulina de cerdo, y debido a que los monos diabéticos han sobrevivido durante más de un año con los islotes de cerdo, el xenotrasplante clínico de islotes de cerdo ciertamente será fisiológicamente exitoso" afirman Ekser y Cooper. Actualmente se están llevando a cabo ensayos clínicos con islotes pancreáticos de cerdo en Nueva Zelanda. Otra estimulante área en este campo de investigación, dicen los autores, es el posible trasplante de neuronas de cerdo para tratamiento de enermedades como Parkinson.

Tan sólo en Estados Unidos unos 8 millones de personas sufre alguna enfermedad neurodegenerativa, de las cuales el Parkinson es la más común. Ensayos clínicos preliminares han mostrado que el trasplante de neuronas de cerdo en primates no humanos con Parkinson ha logrado mejorar enormemente sus funciones locomotoras. Y también se está analizando la posibilidad de utilizar células hepáticas, glóbulos rojos y córneas de cerdo para trasplante. Estas últimas, dicen los expertos, podrían ayudar a solucionar la enorme escasez de córneas humanas donadas en el mundo. "Aunque todavía hay problemas que están retrasando la implementación clínica, los resultados experimentales obtenidos con islotes, células neurales y córneas de cerdo xenotrasplantados han sido alentadores" afirman los científicos. "Creemos que se justificará llevar a cabo ensayos clínicos en los próximos dos años". "En lo que se refiere a tejidos y células de cerdo -concluyen- parecería que la xenotrasplantación clínica será pronto una realidad".